Postales fotográficas de un Madrid no oficial, distinto de la imagen estándar vendida por las industrias de turismo. Las postales editadas fueron distribuidas por bares y comercios de Madrid. Es un proyecto de Iñaki Larrimbe

--

Proyecto financiado por MADRID PROCESOS, COMUNIDAD DE MADRID y con la ayuda del MINISTERIO DE CULTURA

--

jueves, 27 de septiembre de 2012

Postalfreek, explicado por Jorge Díez


Postal Freek Madrid sigue la estela del concurso de postales organizado en Vitoria-Gasteiz por Iñaki Larrimbe y de otros proyectos del colectivo Unofficial Tourism como el producido para Madrid Abierto 2010 y los más recientes Turismo RaroPalma: unofficial tourism. Las imágenes realizadas por los integrantes del colectivo junto con las seleccionadas en el concurso forman esta peculiar y heterogénea colección de fragmentos de la ciudad de Madrid que, de forma aislada, en la mayoría de los casos muy pocos podrían identificar.
Más allá de los lugares tópicamente asimilados a cualquier ciudad o sobre los que se han ido construyendo el marketing turístico o los discursos del poder político, social y económico, convenientemente arropados por el acogedor manto de la cultura establecida, las múltiples ciudades que subyacen, se acumulan, cruzan y confrontan en una metrópoli contemporánea necesitan diversas formas de aproximación y muy distintas miradas.
En este sentido, en el neologismo del título se fusionan un conocido recurso comercial, que utiliza la distribución gratuita de postales en bares, cines, tiendas, etcétera, y una asumida posición de bichos raros que de forma inesperada abren unas insólitas ventanas en el imaginario madrileño. Se trata de una incitación a desviar la mirada hacia aquello más cotidiano que nos rodea y en lo que, a pesar de su singularidad, muchas veces no reparamos, agobiados por la permanente lluvia de imágenes que nos invade desde cualquiera de las ventanas habituales, en especial y de forma creciente  las electrónicas.
Tomémonos una pausa para barajar estas postales, encontrar alguna afinidad, pues alguna debería encontrar cualquiera a poco que eche un ojo sin más prejuicios que los habituales, salvo que el casting haya sido tan efectivamente freak y nada free, lo cual por otro lado también tendría su mérito. Y en ello se podría encontrar el sesgo artístico que alienta muy en el fondo este y otros proyectos que de forma voluntaria, y a pesar de estar enmarcados en ese ámbito, prescinden de cualquier identificación con el mismo, por razones imposibles de abordar aquí. Tan peliagudo tema merecería, al menos, un concurso parecido a éste, aunque sólo fuera para abordarlo por una vez de una forma fresca y cuasi espontánea.
Aún podemos ir más allá si después de encontrar tal afinidad o afinidades nos lanzamos a realizar una práctica en sí misma tan insólita como recomendable: escribir algo en el dorso de la postal o postales en cuestión para algún amigo, familiar o persona querida. Y ya en el colmo del frenesí alguien podría poner un sello y enviarla, probando de paso si Correos sigue existiendo, ha pasado a la clandestinidad o ha desaparecido junto con los pocos buzones que aún quedaban en algunas esquinas y que, como no son de cobre, supongo que no han sido sustraídos para ser vendidos, sino convenientemente retirados por la autoridad competente, junto con los bancos para sentarse, a fin de evitar aglomeraciones o usos indebidos y dejar algo más de espacio al último artilugio publicitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario